Trabajador feliz

HR Development

16 April 2018

Leía ayer una noticia en el economista.es cuyo titular ya es esclarecedor por sí solo “Un millonario budista propone olvidarse de los accionistas y buscar la felicidad de los empleados”. Evidentemente te sumerges en la noticia con gran interés para acabar descubriendo lo que a estas alturas muchos empresarios deberían tener ya asimilado y puesto en práctica en sus empresas, aunque lamentablemente no ocurre en la gran mayoría.

He leído en varias ocasiones diferentes artículos sobre este mismo tema, el éxito de las empresas radica en la felicidad de sus trabajadores, y creo que muchos empresarios han cogido la idea light de la frase, con idea light me refiero a quedarse (en el mejor de los casos) en la superficialidad de la misma, se cree que tener a trabajadores felices es darles unas condiciones económicas buenas, ya sean estas a través de retribución monetaria o beneficios sociales. Y es importante saber que aquellas empresas que van en esta línea tendrán trabajadores “felices” durante un tiempo pero dicha felicidad vendrán en detrimento si no se apuesta por una idea de la felicidad más global.

Para ello es necesario entender, como bien dice Oscar Gómez (director general de la Asociación Civil Imagina México) “la gente piensa que la felicidad depende de la situación económica en la que te encuentras, éste es un factor, sin embargo, la felicidad se mide de manera sicológica, social y monetaria”. Por tanto una vez que se cubre la faceta monetaria hay que trabajar en las demás para conseguir evitar el efecto “campana de gauss”  y pasar a una mentalidad de empresa que busque la felicidad global del trabajador.

Obviamente y como ha quedado claro el factor dinero (dada la sociedad en la que vivimos) es importante. Hay veces que se confunde la idea de que dando otra serie de condiciones a los trabajadores es suficiente pero, no es así, el dinero importa. Solo, que no lo es todo y probablemente no sea el factor fundamental una vez que el trabajador tiene sus necesidades económicas cubiertas. O cuántas veces hemos escuchado la frase de “yo prefiero tener menos dinero y ser más feliz”.  

El objetivo por tanto una vez que tenemos cubierta la faceta del dinero es humanizar la empresa. El trabajador debe sentirse valorado por su trabajo, debe tener la certeza de que el empresario sabe lo que hace y que éste está agradecido por su labor diaria, es necesario la comunicación con los empleados, hay que escuchar al trabajador, por eso siempre defiendo una política de RRHH que sea humana en el sentido más estricto de la palabra. Tenemos muy interiorizado en nuestra sociedad la idea de que el cliente siempre lleva la razón pero tendemos a maltratar a nuestros empleados, si cuidamos al empleado este nos cuidará al cliente, no debemos olvidar que siempre estamos construyendo imagen de marca de nuestra propia empresa con todos y cada unas de las personas que conforman la misma.

Avanzar en la idea real de conciliación laboral y familiar. Los empresarios deben preocuparse por sus trabajadores dentro y fuera de la empresa, es necesario tener esa sensibilidad por las circunstancias personales de sus empleados, hay puestos de trabajo en los que se puede flexibilizar horario, work from home, facilidades para reducción de jornada,  etc, etc. Siempre hay una solución para todo y todos. Tuve una vez un jefe que me comentaba que su mujer había tenido que dejar de trabajar porque no podía compatibilizar el horario con los niños. Entonces le pregunté ¿no crees que es un fracaso perder a un buen profesional por no darle flexibilidad laboral? Y es curioso cómo a pesar de ser él un empresario, de haber vivido una situación así dentro de su propio hogar no se termine de interiorizar la idea de  que es más rentable para la empresa fijar el trabajo por consecución de objetivos y no por horas que pasas en la oficina.

Conseguir un buen ambiente de trabajo es fundamental para la felicidad del trabajador. Es muy importe ambientes de trabajo libres de toxicidades, hay que apostar por la unión de los trabajadores, potenciar la idea del trabajo en equipo, del compañerismo, etc. No se debe caer en el error de confundir un buen ambiente de trabajo con un ambiente infantil y de patio de colegio. Dar pie a la rumorología por parte de los responsables basando incluso toma de decisiones en las mismas puede generar en empresas mediocres donde se prima la afinidad personal a ciertos empleados o responsables en lugar de primar los mejores profesionales en cada sector de la empresa.

Definir objetivos de trabajo reales que puedan ser  alcanzables en el horario de trabajo establecido. Es muy común y muy valorado por los empresarios que el trabajador esté dispuesto a “echar” las horas que haga falta. Gran error, el trabajador se acaba cansando cuando esto no es la excepción y se convierte en la norma. Hay que dejar tiempo libre de calidad que pueda ser disfrutado por el trabajador con su familia, amigos…

Si se avanza en estas líneas de crecimiento corporativo conseguiremos, a pesar de ser la felicidad algo tan subjetivo, trabajadores que se sientan plenamente involucrados con su empresa  dando por tanto el máximo rendimiento para asegurar el provenir de la misma. Al fin y al cabo es su propia felicidad laboral la que está en juego.

Sobre Synergy

Sobre Synergy

Synergy HR Development es una consultoría innovadora, fruto de la unión de un equipo multidisciplinar de profesionales expertos en el desarrollo del capital humano en el seno de una organización.

© 2019 SYNERGY HR Development | Aviso Legal | Todos los derechos reservados

Este sitio web utiliza cookies. Puede obtener más información acerca de las cookies leyendo nuestra Política de Cookies