¿Qué es Yoga Nidra?

Mindfulness para empresas

01 August 2018

Post Synergy

“Según la mitología hinduista, cuando todo perece al final de cada yuga (era), llega el diluvio y el universo se queda desolado y vacío. Un yuga son 124 años de Brahma. En ese profundo silencio eterno, el Señor Visnu duerme en una hoja de baniano sobre la superficie de las aguas. A este estado dormido de Mahavisnu se le llama yoganidra. El universo permanece disuelto temporalmente hasta que Dios vuelva a despertar; ese será el comienzo de la siguiente gran era. En este estado de yoganidra, Mahavisnu recibe el nombre de Balamukunda, y hay quienes creen que se llama Narayana, pues reposa sobre las aguas (nara).” (Fragmento tomado de la revista de la Asociación Española de Yoga Iyengar, número 19, 2018.

Según B.K.S. Iyengar, yoganidra es el cultivo del no apego a nuestra vida mundana, lo cual se consigue silenciando cuerpo y emociones, controlando la respiración y aumentando nuestra consciencia y sabiduría. Yoganidra se practica en posición savasana, la postura del cadáver, la cual simula la sensación de estar muerto y afrontar el miedo a la muerte. Cuando se conecta la mente serena y silenciosa con la inteligencia, la inteligencia con la consciencia, y la consciencia con el sí mismo, se logra el verdadero estado de yoganidra. En este estado se mantiene una percepción consciente pasiva y se permanece como testigo, plenamente atento al sí mismo y al núcleo del ser.

Yoga nidra es una práctica tántrica Nyasa, una técnica de meditación milenaria que ha sido actualizada al mundo moderno por Swami Satyananda Saraswati y que se practica en posición savasana. Yoganidra es el sueño psíquico, la mente que se mueve entre los límites del sueño y la vigilia, y que pone en contacto nuestra mente consciente, nuestro subconsciente y nuestro inconsciente. Esta técnica de meditación aporta una relajación profunda a nivel físico, mental y emocional, y tiene como objetivo cesar las fluctuaciones de la mente, deshaciendo los nudos energéticos y huellas que dejaron en el subconsciente determinadas experiencias y que solo se puede acceder a ellas a través del sueño profundo (objetivo del segundo sutra de Patañjali). Debido a la profundidad de la consciencia a la que se accede mediante yoganidra, las personas que sufren o hayan sufrido episodios psicóticos o de epilepsia no deben poner en práctica este tipo de meditación.

Durante yoganidra se disminuye la actividad de las ondas cerebrales, pasando de las ondas beta y alfa propias del estado de vigilia y descanso, respectivamente, a ondas theta y delta, más propias de las fases de sueño de ondas lentas (SOL). Para ello es muy importante permanecer durante toda la sesión completamente inmóvil, pues de lo contrario se produciría un bloqueo α que nos devolvería al estado de vigilia. Asimismo, se disminuye la tensión arterial, la presión sanguínea y la temperatura corporal. Para evitar los inconvenientes de la bajada de temperatura, se recomienda practicar yoganidra tapándose con una manta.

Entre las ventajas de yoganidra podemos encontrar las siguientes: calma la mente, disminuye el estrés y la ansiedad, pone en marcha la competencia inconsciente, mejora el sueño, aumenta la capacidad de aprendizaje, memoria, intuición, autoindagación y creatividad.

Recomendamos practicar yoganidra a diario y a ser posible a la misma hora cada día. La sesión se debe hacer con el estómago vacío y en posición savasana (tumbados boca arriba, manos a lo largo del cuerpo, palmas hacia arriba y pies cayendo hacia los lados). Teniendo en cuenta que la duración de las sesiones oscilan entre 20 y 45 minutos, es importante realizar todos los ajustes necesarios antes de comenzar para evitar movimientos posteriores. Si notamos molestias en la zona lumbar o sacra, colocar un cojín o manta enrollada debajo de los muslos aliviará el peso y la presión sobre la zona. Al empezar debemos tomar la decisión de permanecer despiertos y conscientes todo el tiempo de práctica; de lo contrario, no obtendremos sus beneficios.

Yoganidra se practica a lo largo de distintas fases, las cuales veremos brevemente a continuación.

  1. Preparación y relajación: en savasana comenzamos a relajarnos para ir pasando de las ondas beta a las ondas alfa.
  2. Sankalpa: nos proponemos una resolución afirmativa, la cual se repetirá tres veces al inicio y al final de la sesión. Se trata de una frase corta enunciada en positivo. Si formulamos un sankalpa que influya en toda nuestra naturaleza conseguiremos despertar toda nuestra competencia inconsciente. Recomendamos elegir el sankalpa antes de iniciar la primera sesión para tenerlo ya preparado. Para que surta efectos, esta resolución debe ser la misma en cada sesión hasta que consideremos que ya se ha hecho realidad.
  3. Rotación de la consciencia: se repasan todas las partes del cuerpo de forma fluida, sin detenerse. Esta fase facilita la sensibilización de los circuitos nerviosos que van desde las distintas partes del cuerpo hasta el cerebro. Asimismo, también ayuda a cambiar el foco de atención de forma rápida y efectiva.
  4. Consciencia de la respiración: se cuentan respiraciones sin intervenir en el proceso respiratorio ni cambiar su duración. Los conteos se realizan de forma decreciente y se utilizan distintos intervalos: 11-1, 27-1, 54-1 ó 108-1.
  5. Sensaciones opuestas: se evocan sensaciones y emociones opuestas. Esto permite relajarse y controlar algunos procesos psicosomáticos a nuestra voluntad, así como desarrollar determinado control sobre algunas funciones involuntarias.
  6. Chidakasha: es nuestra pantalla mental, el espacio que se encuentra delante de nuestros ojos cerrados. Enfocarnos en este espacio nos ayuda a potenciar el efecto de las visualizaciones, en tanto en cuanto permite la manifestación de la actividad inconsciente. En chidakasha podemos ver imágenes, recuerdos, luces y formas.
  7. Visualización: en esta fase abrimos paso a contenidos que se encuentran almacenados en el inconsciente. Reconocer estos contenidos permite liberar a la consciencia y limpiar las impresiones negativas que quedaron en ella, de tal manera que podamos evolucionar y progresar en nuestra vida. La fase de visualización se puede realizar mediante retroceso mental de media hora en media hora y/o a través de la visualización de palabras o situaciones.
  8. Chidakasha: volvemos a nuestra pantalla mental tras la visualización.
  9. Sankalpa: repetimos nuevamente tres veces nuestra resolución.
  10. Finalización de la sesión: poco a poco se va tomando consciencia de lo que nos rodea y nos vamos activando para volver a la realidad.

Yoga nidra forma parte de las técnicas utilizadas por Synergy en el Método CEP© by Synergy, Control Emocional Programado para la consecución de objetivos.

Puedes practicar yoga nidra pulsando el siguiente enlace: https://youtu.be/c53hjCsgwFo

Todos los derechos reservados por derechos de autor.

Fuentes:

  • Yoga Jwala. Revista de la Asociación Española de Yoga Iyengar, número 10, 2018. AEYI.
  • Iyengar, B.K.S. La esencia del yoga VII. Allied Publishers y Editorial Kairós. Barcelona (2016).
  • Satyananda Saraswati, Swami. Yoga Nidra. Yoga Publications Trust. India (2012).

Sobre Synergy

Sobre Synergy

Synergy HR Development es una consultoría innovadora, fruto de la unión de un equipo multidisciplinar de profesionales expertos en el desarrollo del capital humano en el seno de una organización.

© 2019 SYNERGY HR Development | Aviso Legal | Todos los derechos reservados

Este sitio web utiliza cookies. Puede obtener más información acerca de las cookies leyendo nuestra Política de Cookies